martes, 12 de enero de 2016

Libro: El expreso de Tokio

Título original: 点と線 (Ten to Sen)
Autor: Seicho Matsumoto
País: Japón
Año: 1957
Género: Misterio
Editorial española: Libros del Asteroide
Número de páginas: 220 págs
Argumento: Los cadáveres de un oscuro funcionario y una camarera aparecen una mañana en una playa de la isla de Kyushu. Todo parece indicar que se trata de un caso claro: dos amantes que se han suicidado juntos tomando cianuro.
Pero hay ciertos detalles que llaman la atención del viejo policía local Jutaro Torigai: el difunto se había pasado seis días solo en su hotel y en su bolsillo encontraron un único billete de tren; así que, seguramente, los amantes no habían viajado juntos. Enseguida se descubre también que el funcionario trabajaba en un ministerio en el que se acaba de destapar una importante trama de corrupción; el subinspector Mihara de la Policía Metropolitana de Tokio se hará cargo de la investigación en la que contará con la inestimable ayuda de Torigai.
Publicado en Japón en 1957, El expreso de Tokio es uno de los best sellers más famosos de Seicho Matsumoto. Su intriga minuciosamente ensamblada y la combinación de elementos psicológicos, sociales y políticos marcaron una nueva época en la novela negra japonesa.

Creo que es el primer libro policíaco que leo, así que no me maten si digo algo que sea habitual o evidente en este género que apenas conozco. En un principio me enganchó la historia por lo complicado que es el caso que trata y la intriga que me dejó, pero está narrada de una forma tan directa (sin rodeos, pero recapitulando de vez en cuando) y sin ninguna muestra de la caracterización de los personajes, que ha hecho que pierda ese "enganche" al no sentir ningún tipo de emoción mientras leía. 
Quizás sea conveniente leer la obra apuntando los nombres de las paradas del tren, horarios y ciudades. Yo no lo hice así y me hacía cada lío que me perdía. 
De todas formas, consiguió hacerme pensar y el caso se complica tanto que uno no sabe hasta que punto va a llegar. Yo muchas veces pensaba que iba a ser un caso perdido y que el sospechoso era inocente y todo lo que pasó era casualidad, pues al fin y al cabo los detectives se basan en puras corazonadas que intentan demostrar como verídicas. 
Al final todo se resuelve bastante bien y me encantó como nos dejan claro todas las incógnitas que se nos han planteado a lo largo de la novela.
Lo mejor: Te hace pensar. La resolución del caso.
Lo peor: La frialdad narrativa. El prescindir de apuntar los nombres para no perderse.
Nota:6/10
Extras

El autor:
Seicho Matsumoto (1909-1992) fue un prolífico escritor japonés. Nacido en la ciudad de Kotura, no recibió una educación formal, empezó a trabajar como periodista en Asahi, uno de los periódicos más importantes de Japón. Comenzó a publicar cuando ya tenía más de cuarenta años, pero su carrera literaria no despegó hasta su segundo libro, cuando recibió el premio Akutagawa por Historia del diario de Kokura (Aru Kokura-nikki den). El expreso de Tokio se publicó por entregas en una revista en 1958 y obtuvo un éxito inmediato, su reedición en forma de libro lo convirtió en uno de los mayores best sellers de la posguerra japonesa. Matsumoto recibió alguno de los más prestigiosos premios literarios de su país y está considerado como uno de los principales escritores japoneses de novela negra. Entre su obra destacan: La voz (Koe, 1955) El expreso de Tokio (Ten to sen, 1958), El inspector Imanishi investiga (Suna no utsuwa, 1961) y Sin ánimo de lucro (Kiri no hata, 1961). (Libros del Asteroide)